¿TIENE MI HIJO UNA ADICCIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS?

Adicción nuevas tecnologías (adolescente jugando a un videojuego)

Entendemos por adicción aquel patrón de conducta o hábito que, de forma patológica, lleva a una persona a la búsqueda incesante de satisfacción inmediata, mediada por el consumo de una sustancia u otra conducta, o a la búsqueda de alivio, a fin de evitar malestar ante la falta del estímulo deseado.

La adicción es calificada como una enfermedad del cerebro, de carácter recurrente, que puede adquirir un carácter crónico y de la que pueden derivarse graves consecuencias para el individuo. De ahí, la importancia de su detección temprana para una pronta intervención y tratamiento.

Las nuevas tecnologías o también llamadas Tecnologías de la Información  y de la Comunicación (TIC), hacen referencia al uso de ordenadores y otros dispositivos informáticos, móvil, internet y todo tipo de recursos tecnológicos. Es innegable que pueden facilitarnos el día a día y nos aportan muchos beneficios en la era actual; sin embargo, también hay efectos nocivos derivados de su uso inadecuado, que todavía cobran más importancia si hablamos de población infantojuvenil y del impacto que pueden tener en su desarrollo psico-bio-social, todavía inmaduro y vulnerable. Es aquí, donde vamos a incidir en las siguientes líneas y en cómo detectar si el uso que nuestro hijo hace de WhatsApp, redes sociales, internet, pc, videojuegos…está siendo problemático y deberíamos actuar.

Síntomas de adicción a las nuevas tecnologías

Cada vez es más frecuente la preocupación de los padres en torno al uso que hacen sus hijos de las nuevas tecnologías, el tiempo que les dedican y si repercute en las diferentes áreas de crecimiento y desarrollo personal del menor (académico, relacional, familiar, salud). Escuchamos a algunos padres decir que su hijo “está obsesionado con el ordenador”, “pasa horas y horas delante de la pantalla”, “se aísla en su habitación”, “no queda con sus amigos y juega con amigos que conoce online”, “ya no habla con nosotros”, “se pone agresivo si intentamos quitarle el móvil o el ordenador”, y otros tantos ejemplos que nos hablarían de que algo está ocurriendo y que está interfiriendo de manera negativa en vuestro hijo. A veces, la tolerancia en algunas familias a este tipo de conductas es sorprendente, a la vez que preocupante, ya que puede dilatarse en el tiempo y que el menor no reciba una ayuda adecuada.

En la adicción a las nuevas tecnologías los síntomas serían equiparables a las manifestaciones que podemos ver en otras adicciones. A continuación, enumeramos algunos signos de alarma que podemos observar en nuestros hijos y que deberían poner en marcha la búsqueda de ayuda profesional para solventar esta problemática lo antes posible, a fin de evitar mayores complicaciones.

  • Incapacidad de controlar el tiempo que pasa utilizando las nuevas tecnologías. Pérdida de noción del tiempo, le impide la realización de tareas escolares, sociales y familiares,  a pesar de intentar limitar el tiempo de conexión, no se consigue, etc… Estos niños, habitualmente, suelen mentir sobre el tiempo real que han estado conectado o jugando a un videojuego.
  • Es una situación que domina totalmente al usuario y se vuelve imprescindible en la vida de la persona, ocupando una gran parte de su tiempo a dicha conducta (horas) y obviando otras necesidades (llegan a obviar la comida y las horas de sueño) u otras actividades propias de una vida normal (estudiar, hacer deporte, ir al cine, salir con los amigos o relacionarse con la familia).
  • Hay dificultad para mantenerse en abstinencia, es decir, para permanecer alejado del estímulo buscado, cuando no puede hacerse uso de él o acceder al mismo temporalmente. Por ejemplo, si la conexión a internet falla o es lenta, o estar sin móvil o sin ordenador le supone un verdadero trastorno. Esta situación es vivida con una reacción de angustia, ansiedad, irritabilidad, inquietud; pudiendo generar discordia con las personas del entorno e incluso presentarse episodios de agresividad ante el intento de control externo por parte de los padres.
  • Existe un deseo excesivo, incontrolable, del uso TIC.
  • Sentir una excitación y activación muy elevadas al estar delante del ordenador o en el manejo de otras TIC.
  • Tendencia al aislamiento social absorbido por la herramienta que genera la conducta adictiva.
  • Puede haber una disminución en el rendimiento escolar.
  • Deterioro de las relaciones sociales y familiares.
  • Falta de reconocimiento de los problemas ocasionados por esta conducta.

Veo alguno de estos síntomas en mi hijo

El objetivo de los padres no es hacer inaccesibles las nuevas tecnologías a sus hijos, sino hacer un uso controlado de ellas.

Si ves que tu hijo presenta alguno de los síntomas antes mencionados, a demás de recurrir a un profesional, hay otras medidas que se pueden tomar desde casa con carácter preventivo, como ofrecer a los hijos alternativas de ocio saludables, motivarlos e incentivarlos a conseguir metas o controlar el uso que hacen de TIC; tanto del tiempo como del contenido.

Autor: Equipo Psikids

Si quieres, puedes seguirnos día a día en nuestra cuenta de Instagram

Comparte este artículo en

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Suscríbete a nuestro boletín

No te pierdas de las noticias de Psikids

Aquí tienes mas para explorar

Solicita información

Pide cita o solicita información rellenando el formulario de contacto
o llámanos al 91 799 30 87

Pide cita online en uno de nuestros centros