En la actualidad es común y totalmente normal ver a las personas ensimismadas en el teléfono móvil, ya sea en el transporte, andando, en la mesa o en casa. Pero este hábito conlleva consecuencias que pueden resultar perjudiciales en diversos aspectos. El phubbing (traducido sería algo así como ningufoneo) viene de los términos phone (teléfono) y snubbing (despreciar) y consiste en quedar inmerso en la tecnología móvil mientras uno se aísla del entorno e ignora a las personas que le rodean.

En este artículo vamos a centrarnos en tres puntos: la adicción a la tecnología, la educación, y el ejemplo que los niños toman de los padres.

Aunque aceptado en nuestra era, hay personas que están continuamente enganchadas a las redes sociales y sienten la necesidad de estar continuamente comprobando su actividad. Esto se ha convertido en una adicción real que afecta a mayores y pequeños, incidiendo principalmente en aquella población que no ha desarrollado una personalidad suficientemente fuerte (generalmente adolescentes) y que golpea como un mazo sobre su autoestima y la visión de sí mismos.

Estos son algunos factores que deberíamos tener en cuenta:

Regular el tiempo de uso de la tecnología. Establecer unas horas al día puede ser un buen hábito, evitando la atención constante a dichos dispositivos.

Atención a la adicción. Una de las características de esta adicción es la comprobación casi inconsciente del teléfono cada períodos de tiempo muy cortos, limitando el tiempo de concentración en otras actividades como leer o estudiar a muy pocos minutos.

Vigilar, por seguridad, el uso responsable en cuanto a contenido e interacción. Los padres o responsables hemos de ser conscientes del contenido que frecuentan nuestros hijos y con quién se relacionan, para evitar contenidos con información que aún no son capaces de procesar (violencia, sexualidad, etc.)

Valorar los sentimientos que les causan los comentarios, la atención o desatención recibida y lo que ellos causan pueden causar en sus semejantes.

El aspecto educacional también es un factor relacionado con el uso abusivo de la tecnología, porque podemos estar generando comportamientos que no concuerdan con un modelo educacional coherente. Parece aceptado el hecho de estar enfrascado en el móvil estando en compañía, haciendo sentir a la otra persona que no está siendo escuchada, incluso ninguneada, que no es importante. En este sentido, resulta importante resaltar la necesidad de educar a las personas, especialmente a los más jóvenes, sobre cómo se siente la persona que lo está sufriendo, trabajando en la empatía y los modales.

Estos son algunos puntos sobre los que podemos incidir en este ámbito:

– Enseñar normas de educación tales como la atención y los buenos modales.

– Incidir en la atención a las personas.

Empatizar con la persona que está siendo ninguneada.

Y ahora pensemos en el ejemplo que damos nosotros mismos. Si estamos con nuestros hijos, ¿tenemos el teléfono en la mano? Si nos hablan, ¿les contestamos con un “espera un momento” mientras seguimos con el móvil?, ¿levantamos la vista para atenderles? Si estamos juntos en la misma estancia, ¿nos damos cuenta de que cada uno está inmerso en su tecnología? Los niños siguen el ejemplo de sus padres, ya sea a la hora de leer, hacer deporte, o centrarse en su smartphone. Para evitar esto, existen varias actitudes que podemos fomentar:

Mostrarles que las personas son más importantes que la tecnología, dejando de lado el teléfono para centrarnos en su charla, su pregunta, y en darles toda nuestra atención sin que sientan que ésta está compartida con el móvil en la mano.

Enseñarles que se debe dedicar un tiempo concreto a este aspecto, incidiendo en la importancia de las relaciones familiares y sociales reales.

Ofrecerles un tiempo juntos de calidad, que supere la motivación del tiempo que pasan en redes sociales. Por ejemplo: pintar un cuadro, leer juntos, jugar juntos, hacer deporte, pasear, practicar cosas nuevas, planificar un viaje, etc.

Tutoriales Importantes
Los consejos de un psiquiatra para llevar a cabo una desescalada emocionalmente ordenada.

¡Suscríbete a nuestro blog para no perderte nada!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a Escuela de Padres by PsiKids y recibir notificaciones de nuevas entradas.

1
Hola ¿En que podemos ayudarte?
Powered by