Warning: A non-numeric value encountered in /usr/home/psikids.es/web/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5766

“Paciencia: virtud que nos permite mantener la calma ante la adversidad”. Anónimo.

La angustia, los miedos y los cambios repentinos nos hacen actuar muchas veces sin pensar. Todos somos vulnerables a estas emociones, pero si hay algo cierto en lo que debemos pensar, es que todo va a pasar. Quisiéramos que fuera de la forma más rápida y de la mejor manera posible, sin embargo, hay situaciones que no podemos controlar, porque se escapan de nuestras manos, pero sí podemos ayudarnos si actuamos con responsabilidad.

Como ya sabemos la principal causa para combatir esta pandemia es el aislamiento físico, pero no hacia nosotros mismos, por lo que debemos intentar re-conectar.

Reconectar es parar, pensar y darle respuestas a todas esas preguntas que muchos ni siquiera se la han podido plantear, producto de la misma angustia, mientras que otros sí, pero no tienen las herramientas para hacerlo.

Lo comentado se aplica a todos los aspectos de la vida en estos momentos, y uno de ellos es la alimentación. ¿Cuántos de nosotros hemos estado comprando desmesuradamente sin saber lo que metemos en el carrito?, ¿sin saber lo que tenemos en casa?. Esto es por el temor de quedarnos sin nuestro necesario alimento, sin embargo, los organismos competentes nos han asegurado que contaremos con la disponibilidad. En este sentido ya debemos sentir tranquilidad.

¿Qué herramientas nos pueden ayudar a preparar nuestra despensa?

La “Planificación”. A través de ella sabremos qué alimentos comprar, cuánto comprar y  para cuánto tiempo.

Es muy frecuente que encerrados en casa fuera de la rutina se tienda a comer más, repercutiendo esto sobre nuestra salud. Cuando lo que se busca en estos días es realizar unas compras más grande con la intención de salir menos de casa. Si no reconectamos y no nos planificamos, terminamos comiendo de forma inadecuada y exponiéndonos más a los riesgos. Por tanto, si planificas tus menús y tus comidas diarias, evitarás la improvisación. Si cocinas con tiempo evitarás comer lo primero que veas en tu despensa o nevera.

Para el momento de la planificación, se recomienda tener presente la estructura de tus comidas (desayuno, media mañana, comida, merienda y cena), con esto se te hará más fácil elaborar la lista de la compra.

Se sugiere planificar tu menú para un tiempo de 7 a 10 días máximo. Antes revisa tu nevera y despensa, en base a los alimentos que tengas haz tu planificación y completa para el resto de los días. Se recomienda ese tiempo para que salgas de casa lo menos posible. Probablemente antes de los 10 días tendrás que salir a por frutas, para esto se recomienda ir a una frutería, tienden a ir menos personas. Una hora recomendada es entre las 14:30 y 17:00 horas. Sin embargo, más adelante verás recomendaciones para que compres frutas que te puedan durar más tiempo.

Tu compra será más grande de la usual, pero fíjate de hacerla de forma responsable en base a tu planificación. No compres por comprar, si lo haces terminarás comiéndote la comida o tirándola.

Otras recomendaciones:

· Compra frutas menos perecederas tipo: manzana (en sus diversas formas, así no te aburrirás), pera, mandarinas, naranja y fresas. Evita la fruta en almíbar (tiene azúcar añadida).

Para que las fresas se conserven por más tiempo, se recomienda: lavarlas y luego sumergirlas en agua con una cucharadita de vinagre. Se dejan por 3 minutos, se escurren sin aclarar y se guardan en la nevera.

· Compra plátanos, aguacates y tomates verdes así te durarán más tiempo. Estos los guardas para el final de la semana, mientras empieza por los que se dañan más rápido.

· Si notas que se empieza a dañar la fruta, puedes congelarla y luego hacer unos helados tipo sorbete o yogures de frutas.

· Opta por las verduras ultracongeladas: las espinacas, acelgas, judías verdes, cardo, alcachofas y guisantes.

Las verduras frescas que duran más tiempo son: la zanahoria, la calabaza, la berenjena, coliflor, lombarda, brócoli y las coles de Bruselas.

· Ten especias en tu casa y úsalas para darle variedad de sabores a tus comidas.

· Las legumbres en bote son también una buena opción. Si las compras crudas puedes preparar de más y congelar.

· Los huevos frescos tienen una duración de un mes. No obstante, tienes la opción de comprar los huevos pasteurizados o de congelar los frescos.

Los huevos frescos no se deben congelar con cáscara, si deseas hacerlo se recomienda batirlos un poco y agregarle por cada 500 ml. una cucharadita pequeña de sal y zumo de un limón, ponerle un film, y guardarlo en un recipiente hermético. Se recomienda no llenar el tupper hasta la tapa, porque el huevo al congelarse aumenta de volumen.

· Cuando hagas las compras evita pasar por los pasillos donde hay refrescos, chuches y bollería. Si lo haces, por tu mente pasarán pensamientos como estos:

o “¡Chuches para pasar las tardes!”.

o “¡Helados para mi pequeño!”.

Detén ese pensamiento involuntario e inconsciente que sabotea tus acciones, y ve por meriendas saludables: palomitas de maíz, frutos secos, altramuces, garbanzos para tostar, crema de cacahuetes o frutos secos, chocolate con 70% mínimo de cacao.

Si te apetece algún ultraprocesado, puedes comprarlo, pero con responsabilidad, y en ese caso elige el momento que lo vas a consumir.

· Prepara tu menú, lleva tu lista de la compra y ve a por lo estrictamente necesario.

Para reflexionar:

“Debemos comprar pensando en ir gastando lo que compramos de una forma responsable… No tiene sentido planificar si vamos a comer todo en menos tiempo, o si lo vamos a dejar olvidado en la nevera”.

Pérdidas y Duelo
‘Mente en calma durante la cuarentena’: Un consultorio de Instagram para tratar los efectos psicológicos del confinamiento

¡Suscríbete a nuestro blog para no perderte nada!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a Escuela de Padres by PsiKids y recibir notificaciones de nuevas entradas.