QUÉ HACER Y QUÉ NO HACER CON NUESTROS HIJOS EN UN PROCESO DE DIVORCIO/SEPARACIÓN

Cuando dos personas deciden separarse, pasan por momentos emocionalmente difíciles de sobrellevar, pero aun cuesta más cuando fruto de esa unión has tenido hijos

En esos momentos y con tal cúmulo de emociones, los padres, de forma consciente o inconsciente, pueden caer en los siguientes errores con respecto a sus hijos

  • Hablar mal del otro progenitor. 
  • Hablar mal de toda la familia contraria. 
  • Explicarle detalles del proceso de divorcio/separación como lo referido a la custodia, la parte económica etc.. 
  • Hacerle ver, quien se lo explica, que él o ella tiene razón, no la otra parte e incluso poner al niño entre la espada y la pared, haciéndole ver que debe posicionarse por alguno de los dos. No pensar que los dos padres son necesarios para el desarrollo emocional del hijo. 
  • Pedirle, de forma directa o indirecta que haga de espía o usarle de mensajero entre los dos adultos. 

Por ello, aunque en ocasiones resulte costoso hacerlo, especialmente en el polo emocional, a continuación exponemos pautas que favorecen siempre a los hijos

  • Lo primero es explicar de forma conjunta a los hijos la situación y los cambios que percibirán de forma sencilla, así como expresarles que van a seguir siendo muy queridos por los dos, que siempre serán sus padres, y les cuidarán siempre. Observar cómo reaccionan e intentar contestar las preguntas de forma clara, cuidando y mirando por su salud emocional. 
  • Aunque no apetezca en esos momentos, siempre escuchar los sentimientos del hijo; propiciar en el proceso momentos en los que puedan expresarlos, con un diálogo abierto, considerando que puedan tener opiniones y emociones distintas a la persona que le esté escuchando, padre o madre (o a ambos progenitores). Según vaya pasando las distintas etapas evolutivas irán comprendiendo y asimilando más factores de este evento e irán haciendo preguntas parecidas pero con distintos matices. 
  • Si el hijo se siente culpable de la situación de divorcio, quitárselo de la cabeza. Si les ven como culpables hay que contestar a las preguntas (en función de la edad), para soliviantar sus inquietudes y preocupaciones con mensajes claros y sencillos y con la mayor neutralidad posible. 
  • Mantener siempre a los hijos alejados de las discusiones y decisiones a tomar (especialmente en edades infantiles). Quizás este sea uno de los puntos más importantes en este proceso y la futura evolución de los hijos. 

En esencia, el hijo debe quedarse con la idea que siempre tendrá a su padre y su madre, que estarás a su lado en sus momentos especiales, en los alegres y tristes; que ellos ya no son pareja pero sí son sus padres y lo serán siempre y favorecerán su integridad, intentando mantener, en la medida de lo posible, una buena relación porque le quieren.  

Comparte este artículo en

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Suscríbete a nuestro boletín

No te pierdas de las noticias de Psikids

Aquí tienes mas para explorar

Solicita información

Pide cita o solicita información rellenando el formulario de contacto
o llámanos al 91 799 30 87

Pide cita online en uno de nuestros centros