PROFESOR PARTICULAR, ¿SÍ O NO?

PROFESOR PARTICULAR

A menudo como pedagoga, recibo consultas por partes de padres y madres preguntando si es adecuado que sus hijos reciban el apoyo de un profesor particular.

En primer lugar, debemos analizar la situación de cada niño en particular. Por ejemplo: los niños que presentan dificultades en el aprendizaje necesitan un apoyo constante por nuestra parte para guiarles de forma continuada en el estudio. También, pueden surgir casos en los que simplemente se haya complicado la comprensión de determinados conocimientos académicos.

En la mayoría de ocasiones, estas dudas por parte de los padres están relacionadas con las calificaciones, las continuas discusiones a la hora de hacer deberes entre padres e hijos o por falta de tiempo por motivos laborales.

Como profesional, tener un profesor particular no siempre es la solución para nuestros hijos, tenemos que valorar cada situación y tener en cuenta las siguientes recomendaciones expuestas a continuación:

· Tratar de preguntar al tutor de vuestro hijo. Él valorará si es conveniente o no el apoyo de un profesor particular.

· El tutor también os podrá recomendar cuáles son las áreas o contenidos que es necesarios reforzar.

· No pongas un profesor particular ante la primera dificultad que presente tu hijo. Puedes darle varias oportunidades.

· Es importante que el profesor particular se coordine con el centro educativo para que ambos enseñen al niño en la misma línea. Si no es así, el niño puede terminar presentando confusiones en el contenido que está aprendiendo.

· No siempre es necesario llegar al suspenso para tener un profesor particular. Simplemente puede tratarse de una ayuda para mejorar en alguna materia que se ha complicado un poco más de lo normal.

· Intenta buscar un profesor cualificado. En ocasiones, encontramos casos de personas en los que la formación no es del todo adecuada.

· ¡Cuidado! Trata de enfocar las clases particulares de tu hijo desde la parte positiva y no como un castigo por sacar malas notas. Si lo enfocas desde la perspectiva negativa, el niño terminará rechazando todo lo relacionado con el aprendizaje.

Por último, no olvides dejar a tu hijo tiempo para el ocio. No hay que sobrecargar a los niños con tareas escolares, son niños y tienen que tener tiempo para jugar. Recuerda, mediante el juego también se aprende.

Comparte este artículo en

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Suscríbete a nuestro boletín

No te pierdas de las noticias de Psikids

Aquí tienes mas para explorar

Solicita información

Pide cita o solicita información rellenando el formulario de contacto
o llámanos al 91 799 30 87

Pide cita online en uno de nuestros centros