Warning: A non-numeric value encountered in /usr/home/psikids.es/web/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5766

Me enfrento al reto de escribir el último post, de nuestra web, de este año. Este año tan particular, el AÑO que no vamos a olvidar nunca. Ya hemos tratado en otros posts temas concretos acerca del COVID, de cómo afrontarían los niños la vuelta al colegio, de cómo los adolescentes se han comportado al respecto, de cómo los adultos y las autoridades somos responsables del manejo que ellos han hecho.

En este post quiero hablaros de algo que creo que todos hemos experimentado, que es el autoconocimiento y el conocimiento de las personas de nuestro entorno, que nos ha propiciado estas circunstancias tan particulares. Nunca hemos tenido tanto tiempo, como durante el confinamiento para estar con nosotros mismos, ni poder observar nuestro comportamiento y el de los demás en una situación tan extrema, tan abrupta, y para la que estábamos tan poco preparados.

No vamos a negarlo, los que hemos estado tratando a pacientes psicológicamente, durante estos meses a pacientes, hemos vivido con ellos situaciones muy complejas, porque se han vivido situaciones muy complicadas durante el confinamiento y el progresivo desconfinamiento.

Pero hoy no quiero hablar de eso, son procesos en los que hemos acompañado a nuestros pacientes, y seguimos haciéndolo para que resuelven y sanen lo mejor posible. A cambio quiero poner el foco en la mayoría de los pacientes, en esos que han demostrado que a pesar de ser aparentemente vulnerables para vivir una situación como la que hemos, y estamos viviendo, han sido capaces de, mejor que nunca, conocerse, explorar sus fortalezas y apoyarse en ellas para poder vivir esta experiencia lo mejor posible.

Todos mis compañeros tenemos en mente casos con nombre propio, en los que a priori anticipábamos que iban a tener dificultades para afrontar esta vivencia y que, sin embargo, nos han demostrado que son mucho más capaces de lo que nosotros -nosotros, que creemos de base más que nadie en sus capacidades, en su superación- podíamos esperar.

Han sido meses complicados, que han puesto a prueba nuestra fuerza física y mental, pero también nos ha dado la posibilidad de conocernos, de conocer a aquellos con los que nos ha tocado estar confinados, de reencontrarnos y de redescubrirnos. De mirarnos a los ojos, de echar de menos cosas que teníamos como presupuestas, de no podernos abrazar pero si mirarnos, aunque fuera mediante videollamada, de empatizar más que nunca con los demás, de preocuparnos más que nunca por nuestros mayores, de aprender de los más pequeños, que no nos engañemos, están tan hartos de esta situación como nosotros, cuántos niños no han puesto en la carta de Papá Noel o los Reyes Magos, que se acabe el coronavirus, pero nos han demostrado que son capaces de aceptar las cosas como vienen, de adaptarse. Estos niños y jóvenes serán unas generaciones resilentes, con capacidad para adaptarse a los cambios mejor que otras.

Para el equipo ha sido un año peculiar, difícil porque “el espectáculo debía continuar” a pesar de las circunstancias de cada uno o de cómo lo estuviéramos viviendo, pero creo que hablo por cada uno de nosotros, ha sido un año sumamente enriquecedor.

Hace pocos días leía algo que había escrito el Dr. Quintero, nuestro jefe, el capitán de nuestro barco, donde hablaba de como su primer día de clase en la facultad de medicina atravesó la puerta acristalada de la cafetería, casi como una premonición de todos los cristales (mentes) en los que ha ido irrumpiendo para llegar a los problemas y las emociones de sus pacientes. Creo que describe muy bien el proceso en el que hemos acompañado este año a decenas de pacientes, por lo que, como él también dice en ese escrito, nos sentimos profundamente afortunados, porque ha sido un proceso de aprendizaje, duro pero muy bonito, también para nosotros.

Os deseamos a todos unas felices (y responsables) fiestas navideñas, y que tengáis muy presente cuando se termine el año, de lo que habéis sido capaces de hacer, y de superar este 2020, que se convierta de esa manera un año para recordar y no para olvidar.

Claves para afrontar un nuevo confinamiento
BASES SORTEO

¡Suscríbete a nuestro blog para no perderte nada!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a Escuela de Padres by PsiKids y recibir notificaciones de nuevas entradas.