Psicología y psiquiatría forense: Informes Periciales

En Psikids contamos con profesionales expertos en la realización de informes periciales. En la realización de un informe pericial, el psicólogo o psiquiatra forense se ocupa de recopilar, examinar  y, finalmente, presentar pruebas psicológicas con fines judiciales que permitan una valoración más objetiva dentro del proceso legal.

El proceso de realización del informe pericial consiste, por un lado, en la aplicación de pruebas psicométricas y por otro lado, en la recogida de información de las distintas fuentes relevantes en el contexto del peritado (familiares, compañeros, otros profesionales que puedan ser relevantes).

Finalmente, se emite el informe pericial, que recoge por escrito el trabajo realizado por el profesional. En el documento escrito se plasman las consideraciones y conclusiones sobre los hechos que han sido objeto de la pericia. Los informes periciales atienden  a los principios éticos y legales vigentes en nuestro país, siendo imparciales y basados en conocimientos reales y suficientes, respetando la confidencialidad e intimidad de cada persona.

En aquellos casos en los que sea necesario, ratificamos verbalmente las conclusiones del informe en presencia judicial y en la sala, sometiéndonos a las aclaraciones de las partes según lo establecen los Art. 346 y 347 de la Ley Civil.

¿Quién puede solicitar el informe judicial?

–      Los tribunales de justicia

–      Las partes involucradas en el proceso judicial

–      Cualquier persona que necesite los servicios de un psicólogo experto en psicología forense.

¿Donde puede intervenir el psicólogo forense?

–       Derecho de familia: adopción y tutela. Guarda y custodia. Efecto psicológico de la separación o          divorcio. Privación Patria Potestad.

–       Derecho civil: incapacitaciones, capacidad testamentaria y valoración de secuelas psicológicas.

–       Derecho penal: imputabilidad, toxicomanías, daño moral o secuelas psicológicas.

–       Derecho laboral: psicopatología asociada a situación laboral, situaciones de acoso (mobbing),              incapacidad laboral.

–       Menores: credibilidad del testimonio, estado psicológico, evaluación de maltrato.