Es posible que a la vuelta de las vacaciones le haya costado un poco más de lo habitual madrugar, se puede haber sentido cansado e incluso algo triste, no se preocupe, no le pasa nada. En los últimos años se ha puesto de moda el concepto de síndrome postvacacional, tratando de etiquetar un fenómeno normal de adaptación,  y que solo ameritaría una parte de la atención que se le presta, cuando los síntomas son prolongados en el tiempo o intensos.

imagen post javier

Hemos de entender que nuestro organismo tiende a la homeostasis, busca el equilibrio en su día a día, con lo que cuando pasamos de la playa a la oficina, nuestro cuerpo va a necesitar un tiempo para adaptarse a los nuevos horarios y rutinas, parecería que nos cuesta acelerar el motor interno. También ocurre a la inversa, cuando dejamos la oficina por la playa, en este caso sería como frenar súbitamente un coche que circula a 100km/hora, pero no le prestamos atención ya que “estamos de vacaciones”.

La adaptación es a priori tanto más compleja, cuanto más largo haya sido el periodo vacacional  y directamente proporcional a los cambios de rutinas que hayamos hecho.  Es mucha la atención que se le presta a la vuelta al trabajo de los mayores, pero ¿qué ocurre con lo más pequeños?  En ellos se dan de manera intensa las dos condiciones antes mencionadas, unas 10 semanas de vacaciones y con una rutina que en nada se suele parece a la del curso escolar.

Para hacer frente a la situación, la mejor receta sería planificar la vuelta y escalonar la reincorporación en la medida de lo posible. Aunque no siempre es sencillo, se puede por ejemplo, aproximar el ritmo de sueño al que suelan llevar durante el año. Si bien es cierto que no hay atajos para el trabajo duro este se puede ir ajustando de manera progresiva.

En cualquier caso, esperamos que entiendan mejor las caras de sus hijos cuando les levantan el primer día de la vuelta al colegió e incluso si derraman alguna lagrima. Pero ojo, comprenderlos no quiere decir excusarlos. El ser humano se hace más grande mediante el afrontamiento de los retos, y nadie duda que un nuevo curso es un gran reto. En definitiva, Keep Calm & Study hard.

¿Podría estar padeciendo Comer Emocional?
Consejos para la vuelta al cole.

¡Suscríbete a nuestro blog para no perderte nada!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a Escuela de Padres by PsiKids y recibir notificaciones de nuevas entradas.

1
Hola ¿En que podemos ayudarte?
Powered by