Después de tanto hacerse esperar parece que el verano ya nos acompaña. El sol nos invita a salir de terrazas, a pasar fines de semana de barbacoa, vemos como los puestos de helados se llenan de gente… todo parece que se complica para poder cuidarnos.

La mayoría de las personas comentan que durante el verano han engordado, por lo que una buena época para empezar las dietas suele ser septiembre u octubre, donde las consultas de nutrición se empiezan a llenar. Pero…

¿Realmente en verano no puedo cuidar mi alimentación? Vamos a intentar durante este post señalar algunos beneficios del verano para cuidarnos.

Es verdad que el sol y el calor nos animan a salir, y que los aperitivos de las terrazas normalmente no son muy saludables, pero el sol es uno de los mejores aliados para empezar a movernos y comenzar el hábito de la actividad física, eso sí, recordando siempre no realizarla en las horas de máxima exposición solar.

La época del año en la que la variabilidad de verduras y frutas es mayor resulta que también es el verano, por lo que podemos aprovecharlo para introducir siempre que podamos, verduras en forma de ensalada, o de sopas frías, en cualquier comida o cena. Algunos ejemplos apetecibles y típicos de esta época del año son:


En este punto es conveniente recordar que podemos realizar ensaladas no solo de lechuga, sino también utilizar como base algún alimento procedente de los cereales como: arroz, pasta, quinoa y completar con verduras o frutas, si queremos dar un toque dulce, para realizar riquísimas y nutritivas ensaladas.

alimentación en verano

Lo mismo ocurre con la fruta, la media mañana y la merienda es un buen momento para tomarnos una pieza fruta fresquita, o bien para realizar algún batido o helado casero, llegado este punto, un truco que podemos utilizar es intentar tener en casa variedades de helados caseros antes que recurrir a los helados comerciales, los cuales presentan una elevada concentración de azúcar añadido, por si os puede ayudar os dejo un par de recetas de helado caseros:

  • Helado de frutos rojos y yogur: Batimos durante un par de minutos, un yogur con un puñado de frutos rojos que previamente hemos congelado, y un zumo de ½ naranja, y aunque ya estaría listo para consumir lo podemos meter en el congelador para que todavía quede más fresquito. Esta receta suele ser para 1-2 personas.
  • Helado de mango y coco: Trituramos un plátano y un mango congelado, junto con un poco de bebida de coco, y lo mismo que en la receta anterior podemos consumirlo directamente o introducirlo en el congelador. La receta es para 1-2 personas, según lo golosos que seamos.

Este tipo de helados, es una buena opción de postre cuando uno sale de barbacoa o va a casa de un amigo. ¡Sorprende con un helado casero!

El consumo de refrescos también se dispara durante esta época del año, os invito a que algún día recurráis a alguna opción más saludable, por ejemplo si salimos de terrazas pedir zumo de tomate, o infusiones con limón y hielo. Para casa están muy de moda las aguas aromatizadas con hierbabuena, menta o limón, a parte de hidratarnos su sabor es muy similar al de algunas bebidas industrializadas con elevada cantidad de azúcar, por lo que esta opción es más saludable.

agua-de-hierbabuena

En relación a los aperitivos, podemos pedir siempre que exista la oportunidad, aceitunas, encurtidos, frutos secos tostados sin sal o una tapa de jamón o queso.

Espero que este post os haya servido para recopilar ideas que os ayuden a ver de una manera diferente el verano, desde el cuidado.

Aún así para cuidarse con la alimentación lo adecuado es realizarlo todo el año, para adquirir el hábito de realizar 5 ingestas al día, con una adecuada estructura.

Y lo importante ¡Feliz Verano!

Educación emocional desde casa
Tratamiento de fobias mediante Realidad Virtual
Comparte...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

¡Suscríbete a nuestro blog para no perderte nada!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a Escuela de Padres by PsiKids y recibir notificaciones de nuevas entradas.