El Trastorno Bipolar (TBP, antiguamente conocido como enfermedad maniaco depresiva) forma parte del grupo de los Trastornos del Estado de Ánimo junto a los trastornos depresivos, y se encuentra entre las enfermedades más debilitantes de nuestra sociedad, ejerciendo un gran impacto en el funcionamiento social, emocional y laboral. Cuando el inicio de este trastorno es en la adolescencia, indica una mayor gravedad y peor pronóstico que cuando debuta en la edad adulta, con un aumento del riesgo de suicidio en estos pacientes, siendo fundamental el diagnóstico y tratamiento precoz.

¿Cómo es el Trastorno Bipolar?

Es un trastorno grave de origen genético, crónico y recurrente, que debuta antes de los 18 años en 50-60% de los pacientes. Es importante realizar el diagnóstico diferencial en la adolescencia para poder derivarlo al psiquiatra infanto juvenil, y realizar un tratamiento precoz.

Al igual que sucede con el Trastorno Depresivo es muy frecuente la comorbilidad, sobre todo con abuso de sustancias, TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) y Trastorno de Conducta.

Hay que recordar que un 20-40% de los adolescentes que han presentado un episodio depresivo mayor, desarrollarán un trastorno bipolar en 5 años posteriores al episodio de depresión, sobre todo si tienen antecedentes familiares.

Síntomas del Trastorno Bipolar

Los síntomas del TBP (Trastorno Bipolar) se caracterizan por episodios de manía o hipomanía (humor eufórico o irritable) alternando con episodios de depresión.

Los episodios de manía/hipomanía son además cambios en actividad y energía y tienen una repercusión en el funcionamiento social, familiar o académico del paciente. Normalmente son muy diferentes al comportamiento habitual del adolescente, y con una duración mayor de una o dos semanas. Hay que diferenciar estos episodios de los altibajos que se presentan dentro de la adolescencia normal.

Uno de los síntomas más precoces en un episodio hipo/maniaco es la diminución de la necesidad de dormir.

Estos son los criterios del diagnóstico de este trastorno:

trastorno bipolar

Al igual que sucede con los trastornos depresivos en la adolescencia, en el TBP (trastorno bipolar) en adolescentes existen características clínicas peculiares respecto a adultos, y encontramos con mayor frecuencia: manifestaciones psicóticas, ideas de suicidio, ideas de grandeza, ideas de persecución, deterioro importante del juicio de realidad y episodios mixtos (irritabilidad, depresión, y explosividad).

¿Cómo se realiza el diagnóstico del Trastorno Bipolar?

El diagnóstico es clínico y se realiza a través de una buena anamnesis y exploración del estado mental, entrevistando al paciente y a sus familiares (profesores u otras personas si es posible) y valorando si el paciente cumple criterios DSM-V. Las pruebas complementarias son necesarias para descartar consumo de tóxicos u otras enfermedades médicas.

El tratamiento es fundamental:

  • La psicoeducación, orientada a mejorar la adherencia, detección precoz de recaídas, estructurar la vida del paciente y aumentar la conciencia de la enfermedad.
  • Ante un primer episodio maniaco se recomienda la hospitalización en una Unidad de Hospitalización Breve de adolescentes para estudio e inicio del tratamiento.
  • El tratamiento de elección es el tratamiento farmacológico (antipsicóticos atípicos, y estabilizadores del humor) combinado con psicoterapia.
Cómo ayudar a nuestros hijos a mejorar su relación emocional a través del silencio
¿Qué estamos haciendo mal con nuestros menores?

¡Suscríbete a nuestro blog para no perderte nada!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a Escuela de Padres by PsiKids y recibir notificaciones de nuevas entradas.

1
Hola ¿En que podemos ayudarte?
Powered by