CONSUMO DE BEBIDAS ENERGÉTICAS EN  ADOLESCENTES, ¿CONOCEMOS VERDADERAMENTE SUS EFECTOS?

Por Clara Centelles. Psiquiatra en Psikids el Viso.

Hoy en día disponemos de una gran variedad de refrescos en el mercado. Pueden parecer más apetecibles que un simple vaso de agua por su diversidad de sabores, coloridas presentaciones, por el efecto refrescante que pueden producir las bebidas carbonatadas o el efecto activador de alguna de ellas.

Su publicidad incita a su consumo en anuncios de televisión con protagonistas sedientos y parajes calurosos, pero no informa de los posibles efectos que pueden tener en el metabolismo. Dentro de las bebidas no alcohólicas, encontramos un perfil más específico, que denominamos “bebidas energéticas”o también “bebidas energizantes”, o quizá hayamos oído la denominación de “energydrinks” (ED) o “misiles”, por alusión a la marca de una de ellas. Seguro que tenemos alguna que otra en mente, ya que sus campañas publicitarias no pasan desapercibidas y hay cientos de estos productos de diferentes marcas en la actualidad.

Veamos en qué consisten en realidad.

Supuestos efectos positivos

Las energydrinks tienen un alto contenido en cafeína como principal componente (variando desde los 50 mg a los 505 mg por lata o botella), lo que equivaldría a un consumo de varios cafés por cada bebida energética (excediendo incluso el máximo de 0.02 % de cafeína permitido en refrescos por la FDA –Food and DrugAdministration-). Pueden contener además taurina, riboflavina, piridoxina u otras vitaminas B, nicotinamida, guaraná, carnitina,ginseng y otros derivados de hierbas. Los efectos a corto y largo plazo como resultado de un consumo crónico y excesivo de estos aditivos, tanto de forma aislada como en combinación con cafeína, no son bien conocidos.

Se les presupone un inocuo efecto estimulante y potenciador del rendimiento que ha atraído inicialmente a población joven mayoritariamente masculina en el contexto de práctica deportiva y entrenamiento. Sin embargo, la búsqueda de otros supuestos efectos positivos (efecto psicoestimulante, pérdida de peso, mejora de la atención y concentración, mayor velocidad de reacción, uso recreacional…) hace que su consumo esté en auge y se empiezan a evidenciar consecuencias negativas del consumo de este tipo de bebidas.

Consumidas por casi el 70% de los adolescentes

Si bien en algunos países los menores de 16-18 años no tienen acceso a este tipo de productos, se está viendo que cada vez se consumen en mayor cantidad entre los adolescentes, de forma aislada o mezclada con alcohol y no se están teniendo en cuenta sus posibles efectos nocivos como los pueda tener el tabaco, el alcohol u otras drogas.

Son consumidas por casi el 70 % de los adolescentes y cerca del 20% de niños entre 3 y 10 años, según los últimos informes de la Unión Europea. Este fenómeno puede conllevar que se produzcan intoxicaciones por cafeína con mayor facilidad en esta población, debido a que niños y adolescentes no son consumidores habituales de cafeína.

Su uso concomitante con alcohol tiene el riesgo de que disminuyen los efectos de la intoxicación por alcohol, pudiendo probablemente hacer un consumo de alcohol más elevado, con las consecuencias negativas que eso puede implicar, o abrir las puertas a otro tipo de consumo de tóxicos.

Efectos nocivos de las ED

Los efectos nocivos de las ED se están investigando todavía pero se relacionan con la aparición de síntomas físicos como aumento de la frecuencia cardíaca, insomnio, nerviosismo, irritabilidad, así como otros derivados de un síndrome de dependencia o incluso de abstinencia a la cafeína (así reconocido en la Clasificación Internacional de Enfermedades CIE – 10). También se ha vinculado el consumo de ED con otros síndromes psiquiátricos, cobrando todavía mayor importancia entre la comunidad científica.

En contra de lo que pueda parecer, el etiquetado de estas bebidas carece de información relativa al contenido exacto de sus ingredientes y los consumidores pueden no ser conscientes de lo que ingieren. La falta de advertencias acerca de los efectos negativos de las ED, junto con campañas agresivas que disfrazan sus posibles beneficios, hacen creer falsamente a los usuarios que “más es mejor”, ingiriendo múltiples ED en un mismo día.

El mensaje de este post pretende informar acerca de qué son realmente las bebidas energéticas y los riesgos de su uso actual entre los adolescentes, para que vosotros, los padres, podáis a su vez informar de los mismos a vuestros hijos y tengan la oportunidad de hacer un consumo responsable.

 

 

Pokémon Go, ¿Ángel o Demonio?
Enuresis nocturna en niños

¡Suscríbete a nuestro blog para no perderte nada!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a Escuela de Padres by PsiKids y recibir notificaciones de nuevas entradas.