La estimulación táctil de manera sistemática, ordenada y organizada en niños con TDAH puede ser efectiva para la mejora de la latencia de los potenciales evocados N200 y P300, así como una mayor plasticidad cerebral parietal, asociada a la atención perceptiva.

Ver Documento