A menudo, pensamos en regalar libros a nuestros pequeños. ¿Cuáles les gustarán? ¿Qué temática les interesará más? ¿Cómo puedo acercarles el gusto por la lectura? Todas estas preguntas acechan en nuestra cabeza.

Antes de ir a comprar un libro, tenemos que saber que su importancia reside en varios aspectos, como es el desarrollo cognitivo y del lenguaje integral; y la estimulación del pensamiento divergente y la creatividad. Por ello, es importante que nos detengamos brevemente a elegir con mimo ese libro que le va a llevar a viajar lejos.

Recomendaciones de libros según la edad del niño

Para ayudarnos, debemos tener en cuenta siempre los intereses del niño, junto con las siguientes recomendaciones psicoeducativas:

Los menores de tres años se interesan por libros que les propongan experiencias manipulativas y sensoriales, como repetir sonidos, diferentes de texturas, imágenes con contrastes de colores o cuentos que les permitan seguir un ritmo. Son recomendables los libros de pequeño tamaño y con páginas de cierto grosor para facilitar su manipulación. Destacamos algunas propuestas como: La colección de la cuna a la luna de Kalandraka; la colección Mus Mus o “Los tres peques” de la Editorial Combel; y la colección Veo, veo de Edelvives.

Desde los tres hasta los seis años: deben predominar las ilustraciones, pero debemos asegurarnos de que las historias cuidan esa parte de la belleza literaria. Son recomendables las frases cortas y con una estructura sencilla, que incluyan palabras nuevas que aumenten su vocabulario. Es importante que el libro sea interactivo y sorprendente, permitiendo el desarrollo del juego creativo. Claros ejemplos son: “Un libro”, “Colores”, “La pequeña oruga glotona” de la Editorial Kokinos; “El monstruo de colores” de la Editorial Flamboyant; “Elmer” de Beascoa; “El pequeño conejo blanco”, “La cebra Camila”, “¿A qué sabe la luna?” o “El pollito pelado” de Kalandraka.

Entre los seis y los 9 años nos encontramos con niños interesados en mundos mágicos, superhéroes, personajes con los que se puedan identificar y mundos reales e imaginarios. A medida que avanzan en este periodo, les encanta leer ciertas bromas, ironías e historias más realistas. Además, no podemos olvidar aquellos libros informativos, que sacian su interés sobre temas concretos. Poco a poco los libros deben incluir historias más completas, con capítulos y un vocabulario que les permita ampliar su conocimiento, pero a la vez dominar la lectura. Algunos de los que más éxito alcanzan son: “El Grúfalo” de la Editorial Bruño; “ Bestiario” de la Editorial Libros del zorro rojo; ¨Soy un dragón” de Luis Vives; “No me han invitado al cumpleaños” de la Editorial Nubeocho; “Matilda” y “Momo” de Alfaguara.

Desde los nueve a los doce años: empiezan a mostrar muchísimo más interés por historias verídicas, donde se puedan identificar tanto con las historias como con sus personajes. Es importante que estos libros les ayuden a afianzar la fluidez y comprensión lectora, así como a manejar un vocabulario mucho más amplio y específico, recomendaciones como ”Iluminaturaleza”, “Los futbolísimos” o “El tesoro de la barracuda” de la Editorial SM; “ Escarlatina, la cocinera cadáver” de la Editorial Anaya; o “La increíble historia de la abuela gánster” de la Montena.

A partir de los doce años: los lectores ya pueden apreciar el arte y la belleza de las palabras con mucho más detenimiento. Les interesan historias reales del mundo, y cuya narración sea amena y de temas actuales controvertidos, que favorezca el desarrollo de su pensamiento crítico. La complejidad de la narración debe respetar el desarrollo de las habilidades lectoras de los niños. Destacamos libros como: “Ingo y Drago” de la Editorial SM; “El lenguaje de las olas” de Astronave; “La evolución de Calpurnia Tate” de Roca; “ De vacaciones en México” De la Editorial Edelvives; o “ El árbol de las mentiras” de Bambú.

Todas estas recomendaciones no podían acabar sin recordar que la mejor estrategia con la que contamos para que nuestros niños lean y sean capaces de leer, solo es:

Desde edades tempranas, compartir con ellos momentos de lectura, mostrándoles cómo los adultos disfrutamos de los libros, y lo importantes que son en nuestras vidas.

Como bien señalaba la gran autora Emily Dickinson “Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”.

La depresión en la adolescencia, contada por una adolescente
¿Cómo detectar si mi hijo tiene una adicción a las nuevas tecnologías y cómo prevenirla?
Comparte...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

¡Suscríbete a nuestro blog para no perderte nada!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a Escuela de Padres by PsiKids y recibir notificaciones de nuevas entradas.