Inculcar a nuestros hijos la lectura es una labor muy importante en el papel de padres y madres. La lectura beneficia el desarrollo afectivo, lingüístico y psicológico en los niños dando así, la oportunidad de experimentar sensaciones, sentimientos y reacciones con los que disfrutar, madurar y aprender. Lo que actualmente no está tan claro, es en qué momento el niño debería de comenzar a leer. Para que un niño pueda integrar, comprender y avanzar en el proceso lector, diferentes funciones de su cerebro deben desarrollarse correctamente y haber madurado lo suficiente. En el momento que en todos estos factores estén afianzados, el niño estará preparado para leer.

En ocasiones, no todos los niños tienen dicha capacidad a la misma edad, lo cual conlleva a un periodo de incertidumbre dentro del ámbito familiar. Cada niño tiene su ritmo de desarrollo, y efectivamente hay niños que maduran y comprenden más rápido que otros. Diversos estudios, destacan que comenzar a leer desde pequeños y leer mucho desarrolla una habilidad lectora y otras habilidades cognitivas que les llevarán a leer cada vez más, mientras que quienes empiezan tarde y leen poco, experimentarán dificultades que las harán leer cada vez menos.

Por último, destacar algunas recomendaciones para fomentar la lectura desde el ámbito familiar:

padre-leyendo-un-cuento1. Comienza a leer a tu hijo desde bebé: Leer a un bebé ayuda a estimularlo. En este proceso introducimos conceptos, ayudamos a desarrollar aptitudes de audición, memoria y vocabulario y a su vez aporta al niño información del mundo que le rodea.

2. Habla sobre las ilustraciones que aparecen en libro o cuento: Esto ayudará a aumentar su interés, ampliar su vocabulario y realizar un razonamiento adecuado de lo que está leyendo.

3. La lectura debe de ser atractiva para el niño: Cuando elijas un libro ten en cuenta los intereses y gustos del niño para que le resulte más atractivo a la hora de leer. También podemos dejar al niño que elija sus propios cuentos o libros.

4. Leer junto a tu hijo: Es primordial que leas junto a tu hijo ya que este proceso ayudará a afianzar el vínculo entre padres e hijos e incluso será un momento para compartir entre ambos lejos de la rutina del día a día.

El monstruo de colores5. Conoce qué libros son más adecuados para cada edad. Cuando los niños son pequeños debemos de elegir libros donde predominen las ilustraciones. En edades donde el niño está afianzándose a la lectura, podemos comenzar con narraciones, adaptaciones de cuentos tradicionales y libros de aventuras. En la etapa de la adolescencia, podemos incluir algunas novelas sobre adolescentes con las cuales ellos puedan sentirse identificados.

6. Anima a tu hijo a leer: Si le gusta un libro, busque otro con un tema similar o del mismo autor.

7. La hora de dormir: A la mayoría de los niños les gusta leer antes de dormir, siempre y cuando no se les ofrezca algo más atractivo como la televisión, tablet o móvil.

8. Haz ver los libros como un juego y no como una obligación: La lectura es un entretenimiento o un juego y no una obligación. Trata de convertir la lectura en algo especial.

9. Utiliza una lectura coherente. La lectura debe de tener un vocabulario fácil de comprender y adecuada a la edad de cada niño

10. Fomenta su interés. Puedes hacer preguntas relacionadas con la lectura para fomentar el interés en lo que se está leyendo. Por ejemplo: ¿Qué piensas que ocurrirá después?, ¿Qué es esto?, ¿Qué te gustaría que hubiese ocurrido?

11. Predica con el ejemplo y que tu hijo te vea leer. Es muy importante que tu hijo te vea leer ya que los padres son su principal modelo a seguir

biblioteca-infantil12. Visita lugares donde el entorno sea la lectura: Puedes visitar bibliotecas y que él niño tenga su propio carnet, tiendas de libros, etc.

13. Aprovecha el momento: Aprovecha cualquier momento del día donde tú hijo pueda leer. Por ejemplo: si vais a hacer la compra podéis aprovechar y leer los ingredientes del producto, si vais en el coche podéis leer los carteles que os vais encontrando y si realizáis una excursión o viaje podéis aprovechar para leer las diferentes informaciones del itinerario.

14. Puede leer a sus hermanos pequeños: También el hermano mayor puede leer al hermano más pequeño. Esto ayudará a afianzar la relación entre ambos y a su vez el hermano mayor sentirá que es el ayudante de papá y mamá.

La lectura es a la mente, lo que el ejercicio al cuerpo.

 

Claves de la felicidad infantil
¿Tus hijos/as han empezado mal el curso? Están a tiempo de mejorar

¡Suscríbete a nuestro blog para no perderte nada!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a Escuela de Padres by PsiKids y recibir notificaciones de nuevas entradas.