El final de los días de vacaciones anuncia la vuelta al colegio. Supone dejar atrás un ritmo de vida relajado, propio de los meses de verano, y comenzar a recobrar horarios y actividades más exigentes. Ese cambio puede generar ansiedad e inquietud en muchos niños, por lo que resulta conveniente ayudar a nuestros hijos/as a que vayan acostumbrándose al regreso a la actividad escolar.

Frases o pensamientos infantiles como ¡puff…otra vez al cole!, ¡vaya lata!, ¡se acabó lo bueno!...deben ser superadas por los padres con habilidad, procurando crear y adoptar actitudes de optimismo, referenciando experiencias personales de la propia infancia que trasladen sucesos agradables y alentadores de esa etapa escolar que ellos, en su momento, vivieron.

Sería probablemente utópico pensar que, ante la vuelta al colegio, el niño o la niña van a decir ¡qué bien ya vuelvo al cole!, pero, al menos, debemos procurar que acojan esta vuelta con la ilusión de hacer algo interesante y novedoso, casi como empezar a vivir una nueva aventura del estilo de las que vivieron en vacaciones

¿Cómo podemos ayudarles?

1º- Debemos transmitirles una visión positiva del colegio, recordándoles aquellos momentos que les hicieron felices en el curso anterior, tales como un partido de futbol en el que participaron, una fiesta escolar en la que disfrutaron, una felicitación del profesor por algo que hicieron bien…así como la posibilidad de seguir aprendiendo nuevas cosas.

2º.- Procuraremos inculcarles un sentido de pertenencia del colegio. Es su colegio, allí están sus amigos/as, sus profesores/as que les quieren, los lápices y los cuadernos con los que disfrutan escribiendo, pintando… El colegio es como su casa, un lugar al que van porque es suyo.

.- Trataremos de adaptar los horarios de comidas y sueño a los que en breve van a ser propios de las jornadas escolares, de tal forma que el cuerpo y la mente se habitúen a ellos.

4º.- Pediremos su colaboración para ir comprando el material escolar necesario, haciendo atractiva esta tarea. Escucharemos sus opiniones sobre la mochila, la agenda o los materiales que vayamos a adquirir, intentando que se entusiasmen con estas compras.

5º.- Prepararemos, con su ayuda, un espacio adecuado donde estudiar. Un sitio tranquilo de la casa, amplio y con buena iluminación, a poder ser luz solar, y libre de distracciones.

.- Iremos a pasear con ellos/as por las inmediaciones del colegio, para familiarizarlos con el lugar y el entorno, evitando la “sorpresa” del primer día.

7º.- Procuraremos reincorporar poco a poco, en los días previos, el hábito de la lectura y redacción, proponiéndoles escribir sobre los hechos que más le han llamado la atención durante las vacaciones o dibujar aquellas cosas que desean recordar de esos días de verano.

.- Pensar sobre las actividades extraescolares que van a realizar durante el curso escolar, siendo una oportunidad para “acordar” las normas de uso de tecnologías que probablemente durante las vacaciones hayan sido más flexibles.

9º. Después de la jornada escolar, sobre todo en los primeros días, intentaremos estar con ellos/as el mayor tiempo posible para que no noten bruscamente el cambio de no estar a su lado casi todo el día, como era habitual durante las vacaciones.

Como conclusión, resaltar que con una buena planificación de la reincorporación, con cariño y con comprensión hacia nuestros hijo/as, la vuelta al cole será más fácil y llevadera para toda la familia.

¡Buen comienzo de curso!

Nos vamos a separar, ¿Qué hacemos con los niños?
El problema que tienen nuestros hijos cuando mucho es demasiado

¡Suscríbete a nuestro blog para no perderte nada!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a Escuela de Padres by PsiKids y recibir notificaciones de nuevas entradas.