Por Mercedes Loro. Psiquiatra en Psikids Pozuelo.

Una de las mayores preocupaciones como padres cuando nuestros hijos se acercan a la adolescencia es el riesgo de inicio del consumo de drogas legales e ilegales… Y como padres nos preguntamos de qué forma podemos prevenir estas conductas de riesgo, sabiendo la facilidad con la que se pueden conseguir.

Muchos estudios indican el inicio del consumo entre los 12-13 años de edad . La vía de entrada suele ser el alcohol y el tabaco, progresando hacia la marihuana y la cocaína en muchos casos, siendo esta progresión mayor cuanto más precoz es el consumo.

Se han propuesto varias explicaciones para esta progresión en el consumo. Desde una perspectiva biológica de pacientes con historia familiar de consumo hasta como una herramienta que utiliza el adolescente para “encajar” con un grupo de iguales, o para mejorar su nivel de socialización al permitir cierta desinhibición, o en muchos casos como recurso para adaptarse a situaciones nuevas, o dolorosas (rupturas de pareja, separación padres, adaptación a nuevo instituto…).

Por lo tanto nuestros adolescentes deben aprender a tomar decisiones en relación a las drogas y a su alta disponibilidad en nuestra sociedad, eligiendo entre la abstinencia o el consumo de las mismas con sus consecuencias, en una etapa vital tan crítica como la adolescencia, donde se está formando la personalidad de ese individuo.

Los factores de riesgo (fracaso académico, problemas familiares, baja autoestima, comorbilidad con otros trastornos psiquiátricos), la percepción del riesgo , el tiempo de ocio, la socialización con la familia, amigos, escuela son de vital importancia, y deben ser conocidos por educadores, padres y profesionales para tomar intervenciones preventivas que pueden proporcionar recursos para mejorar los niveles de los factores de protección de los jóvenes .

Estos son algunos puntos fundamentales para la prevención del consumo en adolescentes:

1- Una buena educación familiar. Los programas preventivos en personas con vulnerabilidad o problemas en la esfera familiar, son otra vía importante para conseguir reducir el consumo de las distintas drogas, ya que a mayor número de problemas, mayor probabilidad de consumo de drogas.

2- La interrelación entre el grupo de iguales, familia y colegio es fundamental también para detectar problemas.

3- Fomentar el ocio y actividades recreativas salúdales en nuestros adolescentes.

4- Informar sobre la concepción que se tiene sobre las distintas drogas influye en su consumo. En ocasiones puede haber sesgos sobre los efectos de las sustancias, en un sentido o en otro. Por ello es de gran relevancia proporcionar información correcta y tener siempre presente que el objetivo de una persona es tener las suficientes habilidades para enfrentarse adecuadamente a su entorno y tener una buena adaptación en el mismo.

5- Ponerse en contacto con profesionales ante la sospecha o confirmación del consumo, para valorar la situación y realizar una intervención precoz

¡¡¡Quiero ser Coach!!!
Pokémon Go, ¿Ángel o Demonio?
Comparte...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

¡Suscríbete a nuestro blog para no perderte nada!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a Escuela de Padres by PsiKids y recibir notificaciones de nuevas entradas.